Bien sea comentando productos culturales, abriendo debates a partir de preguntas, divulgando conceptos o a través de citas de autores, hemos convertido nuestro Instagram en una isla de pensamiento en medio del ruido ensordecedor de las redes sociales.