Sabemos que hoy en día si queremos que nos escuchen los jóvenes, tenemos que llegar a donde ellos están: las redes sociales. Y no vale de cualquier manera, sino con la estética y con la forma populares de estas. El verdadero aprendizaje no es a través de la foto sino gracias al uso de la mayéutica socrática en los comentarios que nos realizan.

 

“Muchos, en efecto, me reprochan que siempre pregunto a otros y yo mismo nunca doy ninguna respuesta acerca de nada por mi falta de sabiduría, y es, efectivamente, un justo reproche. La causa de ello es que el dios me obliga a asistir a otros pero a mí me impide engendrar. Así es que yo no soy sabio en modo alguno, ni he logrado ningún descubrimiento que haya sido engendrado por mi propia alma. Sin embargo, los que tienen trato conmigo, aunque parezcan algunos muy ignorantes al principio, en cuanto avanza nuestra relación, todos hacen admirables progresos, si el dios se los concede, como ellos mismos y cualquier persona puede ver. Y es evidente que no aprenden nunca nada de mí, pues son ellos mismos los que descubren y engendran muchos bellos pensamientos. No obstante los responsables del parto somos el dios y yo” (Platón, Apología de Sócrates, 1501a-d, Diálogos, Gredos, Madrid, 1982, p.189-190)

Con esto en mente creamos debates a través de frases muy concisas como esta:
Y vídeos cortos de menos de un minuto como este: